Tigre cree que proporcionar un ambiente de trabajo cada vez mejor genera excelentes resultados, con la convicción que un mundo mejor empieza aquí dentro. Y lleva esa misma filosofía de éxito para cada una de sus 22 fábricas propias, aquí y allá afuera.

Ser líder en su segmento de actuación es reflejo del protagonismo de sus personas, que se dedican todos los días en la construcción de un mundo mejor, a través de la creación de nuevas soluciones y en la atención con excelencia al mercado. Aquí, los profesionales se sienten "dueños del negocio", con clareza sobre su futuro y el camino a ser seguido para contribuir para el crecimiento sostenible de la empresa. El orgullo de ser Tigre trasciende fronteras y se refleja también en la comunidad, a través de acciones de voluntariado desarrolladas con el Instituto Carlos Roberto Hansen y del apoyo al Instituto Trata Brasil.